El esfuerzo de emblemáticos restaurantes familiares que sobreviven a la crisis en Nueva York